El peligro de las redes sociales para los menores

Bajo la presión de los medios y de la opinión pública, redes sociales como Orkut, MySpace y Bebo están aplicando medidas de seguridad para frenar el abuso por gente que se acerca a estos sitios con turbias intenciones. La mayoría de estas medidas consiste en mecanismos de denuncia atendidos por una oficina central propia, o incluso desviados hacia las autoridades competentes.

La denuncia puede ser efectuada por víctimas o testigos de abusos, con una respuesta en alrededor de 24 horas. Pero los hechos han demostrado por ahora que no siempre se llevan a cabo las respuestas adecuadas a estos problemas o no son lo suficientemente expeditivas.

Se plantea la necesidad de ofrecer mecanismos más restrictivos para disminuir el uso entre los más pequeños (Bebo limita la edad a los 13 años, Orkut y MySpace a los 14) e impedir la falsificación de la edad, tanto por parte de esos menores como por parte de pederastas que se hagan pasar por jóvenes. Por ahora no hay manera de confirmar la edad real del usuario que se suscribe.

Sin embargo, por numerosos que sea los parches y las precauciones, parece que la mejor manera que tienen los padres de enfrentarse a los riesgos de las redes sociales de Internet es conocerlas y enseñar a los menores a usarlas responsablemente.

Porque, en cualquier caso, los mayores riesgos proceden no de la difusión de sus datos personales, sino del uso excesivo e inapropiado de unas herramientas cuya oferta de entretenimiento (además de las redes sociales, el joven puede encontrar miles de vídeos, canciones o información) amenaza con devorar el tiempo de los adolescentes y dejar los riesgos que siempre se han deducido de la televisión a la altura de lo inocuo.

Información elaborada a partir de un artículo de MercatorNet.com firmado por Luisón Lassala, director del Anchor Youth Centre en Dublín y consultor “freelance” de Tecnologías de la Información.

El tráfico que acumulan los principales sitios web de este tipo se acerca al que tienen Yahoo! o Google. En Estados Unidos, el sitio más visitado de todo Internet es precisamente MySpace y en el Reino Unido, Bebo es el cuarto, y el primero en Irlanda o Nueva Zelanda. Orkut, el sitio lanzado por Google, ha aumentado vertiginosamente su tráfico hasta acercarse a los niveles de MySpace. En España, el uso de las redes sociales de Internet es muy reducido, en comparación con otros países. Lo más parecido a este tipo de redes sociales que estén teniendo éxito en español son OpenBC/Xing (www.xing.com) o Neurona (www.neurona.com), aunque va dirigido a establecer contactos profesionales más que personales. El uso de Internet como medio de relación social entre los adolescentes españoles se sigue desarrollando fundamentalmente a través del Messenger.

La preocupación expresada por padres y educadores con respecto a estos sitios web ha hecho, por ejemplo, que dos importantes ejecutivos de la compañía Bebo, con sede en California, hayan viajado a Gran Bretaña e Irlanda para reunirse con autoridades policiales y representantes de la sociedad civil para discutir posibles medidas de seguridad.

Fuente: hispanidad.com

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Los riesgos de las redes sociales en Internet

Las redes sociales Facebook o MySpace informan a todo el mundo de los hábitos de cada usuario, su dirección. Si cualquier usuario no pone filtros o restricciones es como si dejara abierta la puerta de su casa o la de su buzón.

“Si no conoces a la persona en la vida real, no establezcas ningún contacto amistoso”, aconseja Parry Aftab, abogada especializada en temas de privacidad y seguridad. Y cuidado con ser demasiado abierta con alguien que apenas conoces, como el chico con el que a veces “chateas”. “Puede copiar tu información en su website o distribuirla por e-mail”, añade Aftab. ¿La ventaja de restringir tu página? Te creerán misteriosa

Contraseña fácil de adivinar

la mayoría de la gente elige como clave su segundo nombre, el nombre de su mascota o cualquier otra contraseña común para registrar su página. Si lo hace, cualquier conocido que los sepa o adivine podría entrar haciéndose pasar por él y enviar mensajes que podrían herir a otras personas o dañar su reputación, dice Aftab.

fotos bebiendo o festejando

“Hoy, casi todas las grandes compañías de empleadores buscan a sus solicitantes jóvenes en Facebook o MySpace, para ver si encuentran algún indicio de que la persona no es buena candidata para el empleo”, dice Aftab. Así que es aconsejable limitar el acceso a cualquier foto comprometedora. “Aunque uses el control de privacidad, las fotos se pueden agarrar y copiar en otro sitio”, alerta Aftab. “Si tienen tu nombre, cualquiera que te busque por Google podrá verlas.

Al cctualizar estatus se muestra dónde se está

Poner al día la información personal es una de las divertidas atracciones de Facebook. Y aunque informar a las amistades de que se va a un club esa noche, o que se está de de vacaciones mañana, parece inofensivo, en esencia se dice a todo el mundo dónde se estará, exponiéndose a que alguien se presente en ese evento social inesperadamente o a que roben en su casa, anota Ryan Hupfer, experto en medios sociales de Photo- Crank, en Palo Alto, California.

Publicas detalles que pueden identificarte

Otra razón por la que nunca debe darse el nombre, dirección o fecha de nacimiento es para evitar el robo de identidad. “Con esos datos, se puede abrir una tarjeta de crédito a tu nombre”, comenta Anastasia Goodstein, Fundadora de Ypulse, un website dedicado al mercadeo.

Fuente: esmas.com

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Reducir los riesgos de Internet cambiando el mundo

Uno de los mayores riesgos en Internet es la “fragilidad” de las redes sociales, en las que navegan cada día millones de adultos y menores.

Para un creciente número de internautas, como apunta Gregorio Verdugo, “la red será lo que quieran los propios internautas y ésa, y no otra, es su principal responsabilidad”.

Para combatir estos inconvenientes – falta de privacidad, acoso… – Verdugo apuesta por la educación orientada a conseguir la construcción de un mundo más justo y solidario.

“De nada serviría dotarnos de unas herramientas de comunicación tan potentes si no conseguimos hacerlas útiles para cambiar las cosas. Y eso sólo se consigue si somos capaces de apropiarnos de tales herramientas, hacerlas nuestras y conseguir que se usen para lo que nosotros queremos”.

“Pero, cómo efectuar ese tránsito, ese ejercicio de apropiación de algo que es de dominio público y está al alcance de todos: (…) aprendiendo a interpretar los lenguajes, las intenciones, los medios y los contextos. Discerniendo “quién dice qué, a quién, porqué, cómo, cuándo y para qué”.

“En otras palabras, llevando a cabo un ejercicio de análisis del discurso que nos permita reflexionar de manera crítica para lograr el “uso libre y responsable” que nos ayude a cambiar el mundo”.

Fuente: elblogdejackdaniels.blogspot.com

Share on FacebookTweet about this on Twitter