La necesidad de pertenecer a redes sociales online conlleva riesgos

Según Renata Rodrigues, vicerrectora académica de la Universidad Centroamericana, pedagoga que trabaja, investiga y da clases en el área de tecnología y educación, “Las personas tienen necesidad de pertenecer a un grupo” y eso las lleva a las redes sociales online, lo cual implica ciertos riesgos:

  • En setiembre de 2009 una joven inglesa de 15 años se suicidó tras los rechazos de numerosos compañeros en Facebook.
  • Existe una presión social muy fuerte del grupo para entrar en las redes sociales online.
  • Actualmente, los chavales ya no usan correo electrónico normal. Se quieren comunicar con otros usuarios a través del muro o el correo privado de Facebook.
  • Mucha gente no entra en ellas porque no está dispuesta a mostrar información de su vida personal en una red pública.
  • Hay investigaciones recientes de una profesora de la facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde muestran que este tipo de redes sociales está provocando que la gente se vuelva adicta. No pueden pasar un día sin ver las fotos de todos sus amigos. Se ha comprobado que el abuso de espacios sociales puede impedir un desarrollo social normal y que puede provocar adición al internet.
  • Hay una cantidad enorme de niños que están en la red social que son acosados (ciberbullying).
  • También se exponen a secuestros: Hay bandidos que ven las redes sociales, que ven las fotos de la gente. Ahí aparece dónde uno vive, trabaja, dónde estudia. Por ejemplo, en México hay varios casos de personas que fueron secuestradas porque encontraron sus informaciones en redes sociales.
  • Padres, cibercafés, colegios y universidades son responsables de tener una ética y una formación para proteger a los jóvenes.
  • Las empresas que permiten a sus empleados utilizar Facebook pierden, en promedio, el 1,5% de productividad.

Fuente: La Prensa

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Los peligros del cibersexo

Algunos hombres o mujeres buscando un momento de placer o una aventura a través del cibersexo, intercambiando mensajes e imágenes, se han encontrado con su peor pesadilla, larga y tenebrosa, porque la pareja con la cual intercambian mensajes de texto o imágenes, termina acosándolas, extorsionándolas o hurtándoles la identidad.

Recientemente una internauta de Tegucigalpa fue acosada por un cibernauta: que le dijo que le iba contar a su marido que ambos practicaban sexo virtual sino seguían manteniendo la relación o le daba una buena suma de dinero.

Según la policía hondureña durante los diálogos que mantienen las personas con sus amantes de Internet, sin darse cuenta revelan algunos datos personales como su verdadero nombre, número de identidad, actividad a la que se dedica y hasta la clave de su tarjeta de crédito.

Otro riesgo cada vez más frecuente se da cuando captan las imágenes de mujeres adultas y niñas para publicarlas en webs de pornografía y así ganar dinero. En Honduras no existe una campaña educativa que oriente a los adolescentes sobre el peligro que representa entablar contacto con extraños a través del chat, según informa la policía del país centroamericano. Tampoco se advierte a las muchachas de que no acudan solas a convocatorias de supuestos castings para modelos, porque corren el riesgo de que sean esclavizadas por los tratantes de personas o que sus imágenes sean vendidas a la industria de la pornografía.

Fuente: La Tribuna

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Intimidad de los menores y fotografías online

¿Han perdido la intimidad las hijas de Zapatero por posar en una foto con los Obama?

El derecho a la intimidad no se pierde. Incluso cuando la propia persona se expone a los medios. El derecho a la intimidad y la propia imagen de los menores está protegido por la Ley de Derecho al Honor.

En la falta de un consentimiento expreso se justifica la Agencia Efe para defender su decisión de no distribuir las fotos de Zapatero y sus hijas.

Y por eso se ha retirado la foto tomada por el Departamento de Estado norteamericano en el museo Metropolitan de Nueva York durante una recepción oficial. Es la ley en España y se ha hecho cumplir al gobierno norteamericano.

Fuente: Soitu

Share on FacebookTweet about this on Twitter