Programa Cibermentores contra el acoso y el ciberacoso escolar se despliega en la Comunidad de Madrid

El consejero de Educación, Juventud y Deportes, Rafael van Grieken, presentó Cibermentores en el IES Ramiro de Maeztu, un programa educativo que promueve la implicación del alumnado de secundaria en la promoción del disfrute más seguro de Internet y en la lucha contra el ciberbullying. Cibermentores es una iniciativa que PantallasAmigas lleva a cabo con el apoyo de Vodafone y la Comunidad de Madrid, y que será implementado en medio centenar de centros educativos de la Comunidad.

el-consejero-de-educacion-junto-con-varios-cibermentores

Cibermentores, un programa educativo de Aprendizaje y Servicio Solidario, forma parte de un amplio paquete de medidas impulsadas por el Gobierno regional para mejorar la convivencia en las aulas y luchar contra el acoso escolar. Durante el pasado curso escolar, el IES Ramiro de Maeztu y el Instituto Antonio Machado de Alcalá de Henares fueron los primeros centros en los que se desplegó con éxito el programa a través de una experiencia piloto, por lo que este curso escolar el programa se extenderá a otros 50 centros educativos. Continuar leyendo

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Compartir momentos entre generaciones dentro y fuera de las pantallas

La gran variedad de dispositivos móviles y servicios digitales disponibles en la actualidad han inundado nuestro día a día de multitud de distracciones de las que cada vez es más difícil escapar. Todos estos atractivos estímulos hacen que perdamos la atención de otros sucesos que ocurren a nuestro alrededor, y que terminemos valorando superficialidades varias: nos conformamos con una vida llena de millones de pequeñas situaciones, cada una de ellas de poco valor, y no buscamos como antes esas pocas cosas que tenían mucho valor.

Peter y su madre aprenden a usar las herramientas de seguridad de Twitter

Nos dejamos influenciar con facilidad, y muchos de los cambios que nos han traído las nuevas tecnologías son o bien innecesarios, o bien de menor valor que aquello que buscan sustituir, y sin embargo, los aceptamos, asumimos y nos adaptamos a ellos porque, al parecer, todo lo moderno es siempre mejor. Y si además nos llegan cómodamente a la pantalla que sujeta nuestra mano… ¿para qué cuestionarlo? Sería incómodo hacerlo y descubrir que ese cambio no es tan del todo gratificante y, al mismo tiempo, estaríamos perdiendo tiempo para recibir y adoptar las siguientes innovaciones, que se nos agolparían en forma de alertas pendientes de atender. El avance rápido de la tecnología ha ido de la mano de una vorágine consumista como nunca antes se había visto; las empresas que lideran las tendencias en Internet han sabido convencer y en ocasiones manipular a sus usuarios para que éstos presionen a sus iguales y les obliguen, bajo la excusa de no autocondenarse al ostracismo digital, a seguir las modas sin pensar.

Continuar leyendo

Share on FacebookTweet about this on Twitter

De la caja tonta a la nube llena de tonterías

Nadie duda de las bondades y ventajas que nos aporta Internet y sus múltiples tecnologías asociadas, pero a veces nos olvidamos que además de ser el sistema perfecto para copiar y difundir contenidos, también es una máquina que pareciera estar diseñada para distraer y no dejarnos pensar.

Internet_de_las_cosas_utilidades_distracciones_Urko_Fernández

Imagen: photosteve101 (flickr)

Con tanta nube en Internet, ¿nadie se ha dado cuenta de que estamos padeciendo un diluvio digital universal? Un diluvio que nos está dejando sin ideas, que está empobreciendo nuestra experiencia en Internet, y que no nos permite desarrollarnos como personas aprovechando todo el potencial que la red de redes y todas las tecnologías derivadas nos proporcionan. Estamos viviendo un cambio climático también en el ciberespacio, un cambio que comenzó con una llovizna, y que ha conllevado que a día de hoy vivamos rodeados de una infinita cantidad de nubes que provocan chaparrones que inundan todo de tonterías, de contenidos y comportamientos cada vez más insustanciales.

Continuar leyendo

Share on FacebookTweet about this on Twitter