Las webs dedicadas a apuestas on line, a la caza de menores

El defensor del menor balear Antoni Bennàssar alerta del aumento de webs dedicados a las apuestas que se anuncian “en el entorno de los menores”.

Según Bennàssar, en estas páginas los menores pueden realizar apuestas para, por ejemplo, acontecimientos deportivos, y utilizando la tarjeta de crédito de sus progenitores.

El director de la Oficina también ha informado de los expedientes abiertos en 2008 por temas relativos a las nuevas tecnologías, un total de 16 de los cuales cuatro eran por temas especialmente graves de pederastia, por lo que fueron puestos en conocimiento de las autoridades competentes para investigarlos.

Los doce restantes fueron de diversa tipología, ha explicado, como de “ciber-bullying“, es decir, acoso escolar por internet, o de publicación de imágenes o vídeos que pueden perjudicar a los menores.

En este sentido, Bennàssar ha alertado del peligro de que los adolescentes de 14 años ya tengan derecho, por Ley, a gestionar sus datos e imágenes personales. Un menor puede colgar una foto en internet que en un futuro le perjudique en sus relaciones laborales, como, por ejemplo, una imagen bebiendo alcohol.

Sin embargo, el director de la Oficina ha agregado que no se debe crear “alarmismo social” en el tema de los menores e internet, ya que el fenómeno de la red es un avance sólo comparable, en su opinión, a la invención de la imprenta, del que los menores pueden sacar muchos beneficios.

Fuente: soitu.es

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Cualquiera puede aparecer grabado en redes como YouTube

Podemos hacernos una idea de lo difícil es le resulta a YouTube poner freno a los videos con contenidos peligrosos que a diario se cuelgan en su red: cada minuto que pasa se suben 15 horas de vídeo. El equivalente a que se estrenaran 85.000 películas a la semana. María Ferreras, responsable de socios estratégicos de YouTube España, admite que el carácter exhibicionista de YouTube permite que a ciertas personas les resulte agradable mostrar su violencia en este portal.

Muchos padres están preocupados por los contenidos a los que sus hijos menores pueden acceder en YouTube.
-No te puedes registrar si no eres mayor de edad y no está permitido su uso para difundir contenido violento, amenazas ni pornografía.

Sin embargo, son muy habituales los vídeos muy violentos entre adolescentes
-Partimos siempre de que los padres están ejerciendo una acción controladora. De todas maneras, si alguien detecta un contenido ilegal puede marcar ese vídeo y nosotros reaccionamos inmediatamente. Hay grabaciones que no llegan a estar ni 30 segundos publicadas.

¿Aunque afecten más a la privacidad personal que a lo penal?
-Colaboramos con la Agencia de Protección de Datos, aunque lógicamente si un vídeo no contiene imágenes ilegales y sólo afecta a la intimidad de una persona, tendrá que ser el afectado quien lo denuncie y pida su retirada.

¿Qué contenidos no tienen cabida en YouTube?
-No está permitida la pornografía ni la exhibición de ningún órgano genital.

Pero sí he visto ‘cursillos’ para aprender a manejar una metralleta o reventar puertas
-Si hay vídeos que puedan incitar a la violencia también se eliminan. En nuestro país los toros son cultura y en el portal se pueden ver corridas, pero no permitimos imágenes agresivas contra el animal, como por ejemplo el momento en el que se ponen las banderillas o entra a matar el torero.

¿Pero no cree que la exhibición pública de ‘hazañas’ de delincuentes aumenta su narcisismo?
-No me atrevo a hacer una valoración psicológica. Puede ser que YouTube induzca a algunas personas a tener comportamientos violentos, pero también sirve para localizar y detener a los que infringen las leyes.

¿Eso significa que de algún modo estamos todos vigilados?
-No se trata tanto de que otro te vigile como de asumir que somos una gran población y que cualquiera te puede grabar con un móvil Tenemos que convivir con una tecnología positiva para unas cosas y tratar los efectos negativos, como los atentados contra la privacidad o contra los derechos de autor. Si alguien los viola hay que comunicarlo y desaparecen inmediatamente.

Fuente: ideal.es

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Hay que comunicar “en positivo” a los menores los riesgos de Internet

La psicóloga Mónica García Posada considera que para paliar los riesgos de Internet – incluída la adicción a la red – es preciso una adecuada comunicación en positivo con los menores. “Hablarles de lo positivo de la Red y de los peligros que entraña, porque muchos jóvenes no son conscientes”.

¿Cómo pueden los padres llegar a ser conscientes de que el uso de Internet daña a sus hijos?
-Es fundamental que los padres observen cómo repercute el uso de Internet en la vida del joven, si mantiene sus costumbres o si ha experimentado un cambio radical.

¿Cómo se detecta la adicción?
-Cuando hay un cambio brusco en los hábitos del adolescente. Se nota en aspectos como un bajón en el rendimiento escolar, dejan de hacer deporte, de salir con sus amigos de siempre o hay un mayor aislamiento. Existe adicción cuando al prescindir de Internet por ejemplo, durante unos días en vacaciones, el adolescente muestra alteraciones de conducta, ansiedad, enfado, ira y descontrol.

¿Qué pautas pueden seguir los educadores?
-Hay que enseñar a los hijos que Internet tiene cosas buenas pero también entraña peligros. Hay que hablarles claro para que no faciliten sus datos personales, que procuren evitar las citas y si lo hacen, que no estén solos.

¿Y si los padres se ven superados y no saben cómo actuar?
-La primera medida es reducir o eliminar el contacto con Internet. Si el joven está muy enganchado, mostrará agresividad, ira, rechazo, intentará conectarse por otras maneras fuera de casa. En cambio, si la adicción es leve, en unos días se acostumbrará y reducirá la dependencia. La pauta es intentar que vuelva a implicarse en las actividades que antes le gustaban. Fomentar actividades deportivas, relaciones sociales reales, no virtuales. Y si los padres no pueden manejar la situación, es conveniente acudir a un especialista.

¿Hasta dónde debe llegar el control y la vigilancia sobre los hijos?
-Es importante vigilar las páginas por las que navegan y evitar el acceso a contenidos inadecuados. A los hijos hay que dejarles espacio pero siempre que sepan utilizarlo. Si hay indicios de que pueden estar haciendo mal uso de Internet a lo mejor es conveniente tener acceso a sus conversaciones avisándoles antes. Hay que intentar siempre contar con ellos para que cuando tengan un problema lo cuenten, de modo que si se sienten acosados, lo comuniquen.

¿Cómo son las terapias?
-Trabajamos la adquisición de habilidades sociales, porque puede que una de las causas de su adición es que le cueste relacionarse. Y recurren a Internet porque se sienten más protegidos, prefieren la relación real a la virtual. La alternativa es aprender pautas de socialización, enseñarles cómo conocer a una persona, cómo hablar con alguien cuando no se le conoce, de qué temas, qué formas hay de expresarse, aprender a interpretar correctamente situaciones.

Fuente: nortecastilla.es

Share on FacebookTweet about this on Twitter