La Rioja elabora un decreto contra la indisciplina escolar

La Rioja es la segunda comunidad, tras el País Vasco, en elaborar un decreto que regulará la convivencia en las aulas “protegiendo a profesores, alumnos y padres de situaciones indeseables”. “Es necesario recuperar la disciplina en las aulas y la responsabilidad individual y colectiva”, en palabras del consejero de Educación, Luis Alegre.

El decreto, que entrará en vigor con su inminente publicación en el BOR, permite obligar a los alumnos que alteren la convivencia a cambiar de centro e incluso contempla la expulsión definitiva en enseñanzas no obligatorias.

La normativa establece los deberes y derechos de la comunidad educativa y en su título 1 reconoce al profesor como «autoridad pública».En la práctica, este reconocimiento supondría que las agresiones, que habitualmente se saldan con una falta de lesiones y una pequeña multa, conllevaran incluso penas de prisión.

Cada centro educativo tendrá obligación de aprobar un Plan y una Comisión de Convivencia. Entre los derechos y deberes de cada parte de la comunidad educativa, destaca el hecho de que se reconoce a las familias como primeros responsables de la educación: deberán velar por la asistencia, la puntualidad, la higiene, la alimentación y la conservación del material escolar por parte de sus hijos.

Asimismo, se considerarán atenuantes y agravantes para calificar las conductas. En este sentido, entre las agravantes está la publicidad de las infracciones por cualquier medio (grabaciones y difusión vía móvil, Internet, etc.) y destaca también que los alumnos, o sus familias, se harán cargo económico de los daños intencionados o negligentes.

Dos tipos de conductas

El decreto tipifica las conductas que afectan a las normas de convivencia de «contrarias» o «gravemente perjudiciales», con medidas correctivas y sanciones específicas. Entre las primeras, se encuentran las faltas de asistencia, actos menores de indisciplina, interferir la actividad (con aparatos tecnológicos, por ejemplo)…, que se saldarán con amonestaciones directas como la privación del recreo hasta dos semanas, tareas en horario no lectivo o la suspensión de las clases hasta un máximo de diez días.

Las conductas «gravemente perjudiciales» serán actos graves de indisciplina, insultos, vejaciones, humillaciones, falsificación de documentos, deterioro repetido o grave de instalaciones e implicarán sanciones como actividades fuera del horario lectivo, cambios de grupo hasta por dos semanas, suspensión de clases entre 10 y 20 días, el comentado cambio de centro educativo, la pérdida de la evaluación continua y, en enseñanzas no obligatorias, la expulsión definitiva.

Otro aspecto importante son los expedientes sancionadores. La normativa determina una serie de circunstancias para su paralización, que se deberán cumplir en su totalidad: el beneplácito de la familia agraviada, cambio de conducta, compromiso del alumno a no repetir los hechos y un compromiso por escrito también de la familia en el mismo sentido.

Fuente: larioja.com

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La violencia que pasa de la calle a las redes sociales en Internet

La red social en internet tuenti es una de las más visitadas por menores y adolescentes. Las alarmas han saltado porque al mismo tiempo se han convertido en el espacio donde sus jóvenes usuarios trasladan la violencia que antes sólo se registraba en la calle.

En algunos casos, la Policía se introduce en estos «tuentis» para investigar casos de agresiones entre adolescentes, ya que así consiguen importantes pistas en su investigación. En ocasiones, y pese a estar prohibido en el ámbito colegial, los adolescentes cuelgan en sus tuentis fotos realizadas con sus móviles en el interior del centro docente, lugares donde pueden originarse las peleas que en muchas ocasiones se prolongan en la calle, en lugares de concentración de jóvenes donde se reúnen para hacer botellón.

Aunque la agresión se produzca en la calle, si se interpone la correspondiente denuncia ante la Policía, se activa una brigada policial específica que trabaja en estrecho contacto con el Fiscal de Menores. En este tipo de pesquisas, se obliga a los menores a comparecer ante el Fiscal y los agentes policiales se personan en los centros donde estudian para alertar de ello a la dirección. La colaboración entre la Policía y las autoriades docentes suele ser efectiva para atajar estos casos de violencia entre menores

Fuente: abc.es

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Los riesgos de las redes sociales y de intercambio de archivos P2P

Son numerosos los riesgos que entrañan las redes de intercambio de archivos y las redes sociales. Agentes de la Policía Nacional detuvieron el 31 de enero en Madrid, Barcelona y La Coruña a tres personas por distribución de pornografía infantil.

La investigación se inició en Valencia tras una denuncia presentada por un ciudadano en la que manifestaba que, en una conocida red de intercambio de archivos P2P, había detectado la existencia de un archivo musical que en realidad contenía un video de pornografía infantil.

Por otra parte, en Santander, los agentes detuvieron a un joven de 24 años que utilizaba las redes sociales en la red para contactar con niñas. J. G. M., está acusado por presuntos delitos de prostitución y corrupción de menores.

El Grupo de Crimen Organizado de Santander comenzó las pesquisas después de la denuncia de una madre cántabra. Esta mujer encontró unas fotos de su hija y otras niñas desnudas en el ordenador. Al preguntarle a la pequeña, ésta le dijo que se las había mandado una niña argentina de 14 años que estudiaba en un colegio de la capital cántabra a través de tuenti.com, una red social muy popular entre los adolescentes y universitarios.

Los policía descubrió que la instantánea del perfil de la supuesta niña pertenecía realmente a una niña de Asturias y encontraron al supuesto pederasta. En el registro de su casa, se incautó de un ordenador, con numerosos archivos pornográficos infantiles, vídeos y muchas fotos de niñas posando desnudas o en ropa interior. El detenido, que fingía ser una niña huérfana, decía que confeccionaba vestidos. Captaba la atención del resto de las niñas al asegurar que podía ayudar a las pequeñas a ser modelos.

Fuente: colpisa.com

Share on FacebookTweet about this on Twitter