Piden 6 años por difundir pornografía de menores y hacer fotos pedófilas a su hija

Las redes de tipo p2p, como Emule, también albergan archivos peligrosos. La Fiscalía Provincial de Álava ha solicitado una pena de 6 años y nueve meses de prisión para un hombre acusado de dos delitos de corrupción de menores por divulgar contenidos pedófilos en Emule desde su domicilio, situado en el barrio vitoriano de Lakua. Según el relato de los hechos, A.V. guardaba también diversas fotografías y un vídeo «de la misma naturaleza» en las que aparecía su propia hijastra. Tras el escrito de acusación, el Juzgado de Instrucción Número 2 de Vitoria abrirá mañana el juicio oral contra el imputado.

Según el escrito del fiscal, el material informático encontrado en el piso de Lakua incluía un total de 435 archivos «de naturaleza pornográfica en los que aparecían menores de edad». Según las investigaciones policiales, A.V. descargó de Internet parte de este material y después difundió 27 de los ficheros a través del programa de intercambio ‘Emule’. Una vez que los contenidos fueron accesibles, otros usuarios solicitaron su descarga en 317 ocasiones.

El fiscal considera que el acusado ha incurrido en dos delitos de corrupción de menores. Por el primero solicita al juez que imponga una pena de 6 años de prisión y una orden de alejamiento entre A.V. y la niña a la que presuntamiente fotografió, con la que tampoco podrá comunicarse «por ningún medio», subraya.Por el segundo delito reclama otros nueve meses de cárcel y dos años de prohibición de acercamiento entre el hombre y la niña.

Fuente: elcorreodigital.com

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Lo que los padres debieran saber

Según el informe “Niños en mundos virtuales, lo que los padres deberían saber” de la Agencia Europea para la Seguridad de las Redes y de la Información (ENISA) donde se estudian los webs más visitados por los menores, es el sentido común el mejor protocolo a seguir por los padres. Aquí estan algunas de sus recomendaciones:

* Que los niños tengan el ordenador en su cuarto es una barbaridad, especialmente si cuentan con conexión a Internet. Es importante instalar el equipo en una habitación de uso común, como el salón o la sala de estar, y estar presentes mientras los chavales navegan.
* Evidentemente, con niños de por medio el antivirus se convierte en una prioridad. En mi casa tengo instalado el AVG Free: muy completo, ¡y gratis!
* Crear un usuario para cada uno de nuestros hijos es una buena idea, en especial si limitamos sus funcionalidades. ¿Han oído hablar de Windows SteadyState?
* En cuanto a la navegación por Internet, la prevención no está de más. Microsoft cuenta con una aplicación gratuita de uso bastante sencillo: Windows Live One Care Protección Infantil, que permite desde controlar los usuarios del Messenger hasta marcar aquellas páginas que no queremos que nuestros hijos visiten.
* Por otra parte, verificar a posteriori la actividad de nuestros hijos en la Red no tiene por qué ser malo, siempre que ellos sepan que vamos a realizar controles de ese tipo. No está de más comprobar qué páginas web visitan, y si su contenido es apropiado para su edad. ¡Tengan en cuenta que páginas como Facebook o Tuenti están diseñadas sólo para mayores de 14 años!
* En todo caso, el aspecto clave es la educación y la formación. Pero no sólo de los niños, ¡también de los padres! En tal sentido, échenle un vistazo al folleto “Navega Seguro” de la Agencia Española de Protección de Datos. Su subtítulo resulta lapidario: “derechos de niños y niñas, deberes de padres y madres”.

fuente: leoplusblogspot.com

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Centros educativos piden medidas contra el acoso a profesores en la red

La vieja broma hacia el profesor que se escribía en la pizarra, o se transmitía en un papel ahora se traduce en el ciberespacio en acoso. Hay centros que reclaman “un protocolo” para saber cómo actuar cuando se descubre el problema y una especie de “ciberinspectores”..

En uno de los institutos más señeros de Vigo, varios estudiantes crearon una web para decir de los profesores lo que nunca les dirían a la cara. Según el director del centro, empezaron “poniendo a caldo” a uno de los docentes y luego, al comprobar el éxito que tenían los insultos entre el alumnado, dispararon en otras direcciones. “Era una página abierta en la que podía entrar cualquiera. Algo durísimo. Se metían con los profesores y también con algunos compañeros. Se reían, por ejemplo, de sus enfermedades y desgracias personales, todo lo sacaban a relucir sin el más mínimo pudor”.

En el instituto todo el alumnado estaba al tanto y visitaba la página. Un día, por casualidad, se enteró un profesor y éste alertó al director. Se abrió una investigación interna y se identificaron estudiantes de varias clases como implicados. “Se les abrió expediente disciplinario y se resolvió con un cambio de centro”. La expulsión definitiva de un puñado de alumnos surtió efecto: ha pasado el tiempo, y la dirección reconoce que los estudiantes tienen blogs y participan en foros diversos de Internet, colgando fotos y haciendo comentarios, pero no le consta que haya “despellejamiento”.

El instituto de un pueblo de la Costa da Morte acaba de expulsar a un alumno durante una semana por burlarse de una profesora y varias compañeras “poco agraciadas” colgando sus fotos retocadas y comentadas en un blog. Según el responsable del IES, que como todos los que han detectado el problema prefiere no ser identificado, “el 80% de los chicos de 14 y 15 años tienen blog”, o al menos una dirección propia en portales originalmente creados para ligar, como Metroflog o Fotolog. “Y eso que el ADSL sólo llegó aquí hace tres años”, comenta asombrado.

Para la Consellería de Educación, éste es un fenómeno nuevo. Más nuevo incluso que el de los padres que insultan a los profesores a través también de blogs. No puede cuantificarlo porque, en general, los casos “se resuelven dentro de la comunidad educativa como faltas de convivencia”. Sin embargo, ya hay centros que reclaman “un protocolo” para saber cómo actuar cuando se descubre el problema y una especie de “ciberinspectores” que velen por que se respeten unos límites. “Debería haber personal experto, si no es posible en cada centro, al menos uno para cada tres”, sugiere el jefe de estudios del turno de noche de uno de los institutos más antiguos de A Coruña.

“El sistema educativo está en la frontera”, explica un director, “porque éste es un mundo paralelo y los chicos navegan desde sus casas. Si la convivencia en el aula se ve perjudicada tenemos que intervenir, pero los únicos que pueden obligar al menor a borrar los insultos, los únicos que pueden requisarle el móvil y retirarles la conexión a la Red, son los padres. Y la mayoría no tienen ni idea de lo que hacen sus hijos”.

Fuente Elpaís.com

Share on FacebookTweet about this on Twitter