Suplantar la identidad de otro es muy fácil en Internet

Si la red tiene riesgos, entre ellos se halla la facilidad con cualquiera puede hacerse pasar por otro. El futbolista italiano Alessandro Del Piero amenza con poner una demanda a Facebook tras descubrir que hay en esta Red Social un perfil con su nombre que incluye vínculos a organizaciones neonazis en Italia.

El debate sobre la seguridad en las Redes Sociales se ha reabierto. Incluso si el cibernauta decide cerrar la cuenta, sus datos, entre los que pudieran estar múltiples fotos, direcciones personales y correos electrónicos, no desaparecen: quedan a disposición de los directivos de Facebook; aunque en los términos del contrato inicial se especifica que esa información es privada.

De acuerdo con el destacado investigador español Manuel Castells, autor del libro “La era de la información: economía, sociedad y cultura”, las redes tradicionales han adoptado una nueva forma al transformarse en redes de información revitalizadas por Internet que imprimen una dinámica social diferente a los sistemas económicos y políticos, proporcionando una nueva “morfología social” de la emergente sociedad en red.

Solo en 2008 la utilización de estas redes aumentó en Europa en un 35% y, según estimados, es posible que en ese continente la cifra de usuarios sobrepase los 100 millones en 2012.

Recientemente las principales redes sociales como la propia Facebook, MySpace—su gran rival—, Netlog, Dailymotion, Google/YouTube, Microsoft Europe, Bebo y Hyves, entre otras, firmaron un acuerdo con la Comisión Europea para limitar los riesgos que podría tener la publicación de informaciones sobre menores.

Los riesgos aparecen vinculados, especialmente, al llamado ciberacoso que han sufrido niños en sitios en Internet. Por eso las redes firmantes se comprometieron a colocar en sus sitios un lugar donde los cibernautas puedan reportar el posible abuso de información. Los directivos también garantizaron que situarían en posiciones más visibles las opciones que permiten elegir entre los diferentes niveles de protección de la vida privada, para así determinar quién puede acceder a los datos personales colocados en la web.

Además, los perfiles de los menores de edad automáticamente pasarán a ser privados y solo serán accesibles para los “amigos”, reconocidos como tal por el usuario.

No obstante, estas medidas no parecen suficientes para detener el mal uso de las redes sociales, tal vez porque lo dejan todo a la voluntad de los cibernautas. Habilitar un espacio para “reportar un abuso” no significa que se utilice; tampoco explican qué harían con ese reporte.

fuente: cubaperiodistas.cu

Share on FacebookTweet about this on Twitter

El abuso de Internet “infantiliza” el cerebro de los menores

Para la profesora de la Universidad de Oxford y directora de la Royal Institution Susan Greenfield, los menores pueden verse expuestos a daños en su cerebro si abusan de Internet.

En una comparecencia en la Cámara de los lores, Greenfield remarca: “mi temor es que las nuevas tecnologías infantilicen el cerebro, reduciéndolo al estado propio de un niño que se siente atraído por ruidos y luces brillantes, que tiene poca capacidad de mantener la atención y vive el momento”.

Otros especialistas aseguran que las Redes Sociales fomentan un carácter centrado en sí mismo, como ocurre con Twitter, un servicio de «micro-blog» en el que los usuarios hacen circular pequeños mensajes.

El debate celebrado en los Lores motivó la aportación de otros especialistas. La psicóloga Jane Healy cree que los niños no deberían tener acceso a videojuegos de hasta los siete años de edad. Por su parte, Sue Parlmer, autora del libro «Toxic Childhood» («Infancia tóxica»), advierte de que «estamos viendo dañado el desarrollo cerebral de los niños porque no se están implicando en la actividad que se han implicado durante milenios».

Fuente: abc.es

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La mitad de los usuarios de las redes sociales en Internet está a merced de los depredadores

Según un estudio de la investigadora de la Universidad de Wisconsin, Megan Moreno, que ha analizado 500 perfiles de usuarios de «MySpace», más de la mitad de los usuarios expone públicamente «información sobre conductas de riesgo», incluyendo charlas sobre actividad sexual y consumo de sustancias.

El estudio se acaba de publicar en la revista «Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine». La doctora Megan recuerda cómo esta información pone a los jóvenes al descubierto y los convierte en un objetivo fácil de «depredadores de la Red». Pero introduce también una opción positiva: utilizar esta herramienta como una vía para detectar adolescentes en riesgo y lanzar mensajes de prevención.

La investigación estadounidense es un ejemplo de cómo internet y las redes sociales ponen las vidas privadas al descubierto. «Los menores están absolutamente desprotegidos y a nadie le importa», dice Araceli Oñate, psicóloga y autora del informe Cisneros X, uno de los estudios más amplios sobre acoso escolar realizado.

«Las redes les dan la posibilidad de ofrecer un perfil que no es real, de esconderse detrás de una imagen virtual. En este espacio, a veces pueden mantener una vida social que no tienen en la realidad».

Controlar, no prohibir

El consejo para los padres no es fácil y las dudas de los progenitores son muchas: ¿Prohíbo el acceso al ordenador a los más pequeños? ¿Me convierto en su espía? El psicólogo Luis Muiño no lo duda: «No hay que prohibir, sino controlar su uso. Los padres deben saber con quién se relaciona su hijo y eso se aplica tanto con los amigos con los que sale a las 6 de la tarde como con los que contacta en Tuenti. Conocer cuál es la relación de tu hijo con el mundo es mucho más importante que estar al día de sus notas. Los padres deben ser un poco espías».

Fuente: abc.es

Share on FacebookTweet about this on Twitter