Los jóvenes han normalizado una violencia vivida en sus hogares

“Hemos detectado muchísima violencia en las relaciones de amistad y de pareja, ya que [los jóvenes] consideran normales que en ellas se produzcan insultos, empujones y alguna cachetada. Están normalizando la violencia sin darse cuenta“, coinciden la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ), Rosa Caro, y la presidenta de la asociación Encuentros de Familia, Carmen Guijarro, durante la inauguración de las II Jornadas sobre ‘El lugar que ocupan los jóvenes en la sociedad’, que en esta ocasión se centra en la prevención de los malos tratos entre parejas jóvenes.

En los últimos cuatro años y sólo en la capital gaditana, la asociación Encuentros de Familia ha detectado numerosos casos de maltrato psicológico a personas con edades comprendidas entre los 14 y los 24 años. El porcentaje de dichos casos, según Guijarro, alcanza un alarmante 80%.

En este punto, la profesional indicó que los niños y adolescentes no hacen más que imitar lo que observan a su alrededor y lo que ven en la televisión, “y desgraciadamente tenemos series que están haciendo una apología tremenda de los malos tratos”.

En la juventud, el maltrato comienza por los insultos, la agresividad verbal y empujones a los que sus autores acompañan de la palabra ‘broma’. A ello, la presidenta de Encuentros de Familia añadió que el teléfono móvil crea en muchas ocasiones situaciones de posesión entre parejas jóvenes: “Hay chicos y chicas que empiezan controlando el móvil o el messenger de su pareja y terminan controlando a la persona: “No me gusta esa ropa”; “No vistas así”; “No hables o no salgas con esa persona…” Y a ello le sigue la fase de aislamiento: “Yo sólo quiero estar contigo”; “Si no estoy contigo, no soy nada…” Así empiezan muchos casos de maltrato psicológico, y las afectadas o afectados (que son una minoría) no se dan cuenta de ello. Consideran normal que su pareja controle las llamadas de su móvil o la ropa que se ponen. Justifican esas acciones con los celos y las disfrazan como si fueran muestras de amor”.

Por todo ello, Guijarro recalcó la importancia de educar en igualdad a los menores desde muy pequeños, “pues a la guardería acuden ya con su forma de relacionarse, que es la que han adquirido de su familia”. Y para los adolescentes, “más que lanzarles mensajes sobre la igualdad de género, lo que debemos hacer es formarles, educarles. A nuestros jóvenes les falta formación como personas”, dijo convencida.

Fuente: argijokin.blogcindario.com

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Denuncia comentarios en su blog por apología de la pederastia

Marcelino Madrigal tiene un blog de La Comunidad de elpais.com. Cual fue su sorpresa cuando se encontró el siguiente comentario a un artículo contra la pornografía infantil:

“que viva la pornografia infantil y atodos los violadores de niñas deberian darles un premio por darles por el culo alas niñas de 4 años hasta los 12”.

Madrigal señala que “lo he denunciado a los administradores de La Comunidad de El País, y el próximo paso será a delitos telemáticos. El comentario queda ahí para vergüenza (aunque dudo que la tenga) de esta inmundicia, hasta que me permitan retirarlo para no enturbiar las acciones legales que conlleve su acción”.

Fuente: lacomunidad.elpais.com/mmadrigal

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Reducir los riesgos de Internet cambiando el mundo

Uno de los mayores riesgos en Internet es la “fragilidad” de las redes sociales, en las que navegan cada día millones de adultos y menores.

Para un creciente número de internautas, como apunta Gregorio Verdugo, “la red será lo que quieran los propios internautas y ésa, y no otra, es su principal responsabilidad”.

Para combatir estos inconvenientes – falta de privacidad, acoso… – Verdugo apuesta por la educación orientada a conseguir la construcción de un mundo más justo y solidario.

“De nada serviría dotarnos de unas herramientas de comunicación tan potentes si no conseguimos hacerlas útiles para cambiar las cosas. Y eso sólo se consigue si somos capaces de apropiarnos de tales herramientas, hacerlas nuestras y conseguir que se usen para lo que nosotros queremos”.

“Pero, cómo efectuar ese tránsito, ese ejercicio de apropiación de algo que es de dominio público y está al alcance de todos: (…) aprendiendo a interpretar los lenguajes, las intenciones, los medios y los contextos. Discerniendo “quién dice qué, a quién, porqué, cómo, cuándo y para qué”.

“En otras palabras, llevando a cabo un ejercicio de análisis del discurso que nos permita reflexionar de manera crítica para lograr el “uso libre y responsable” que nos ayude a cambiar el mundo”.

Fuente: elblogdejackdaniels.blogspot.com

Share on FacebookTweet about this on Twitter