En realidad ya sabes más cosas de las que crees

La paternidad nunca es fácil y las reglas básicas siempre están cambiando. Pasamos de ejercer el papel de confidentes, al de co-conspiradores, a jefes de policía, a maestros, a compañeros de juegos y vuelta de nuevo… todo en el mismo día. ¡Apenas tenemos un respiro!

También cambia constantemente lo que hacemos para asegurarnos de que nuestros hijos están a salvo. Cuando gatean, aprendemos a no dejar cosas en el suelo. Más tarde, consiguen ponerse de pie. Entonces tenemos que mantenerlos a salvo de los nuevos peligros a nivel de sus ojos. Hay que quitar las rueditas auxiliares de la bici, y tenemos que observarles mientras se alejan pedaleando (generalmente para pegársela contra el primer árbol). Observamos su ingesta de azúcar, nos aseguramos de que comen bien y de que no se metan cositas en la boca.

Ese es nuestro trabajo como padres. Así que repetimos los consejos probados y acertados, pasados de generación en generación, de nuestra abuela a nuestros padres y luego a nosotros: “No hables con extraños”, “Ven derecho/a a casa después de la escuela”, “No te pelees”, “No le des a nadie tus datos”, “No aceptes regalos ni caramelos de desconocidos” y “Debemos saber quiénes son tus amigos”. Esto es terreno conocido, después de todo. Conocemos los peligros que afrontan los chicos en la calle o en el centro comercial, o en el patio, porque los hemos conocido nosotros mismos.

Como en cualquier gran comunidad, también hay peligros que nuestros hijos se van a encontrar en el ciberespacio. Pero, como nuestros hijos saben más que nosotros acerca de Internet, nos preocupa pensar cómo les vamos a enseñar a evitar esos peligros. Por suerte para nosotros, esos peligros se pueden manejar usando los mismos viejos consejos que siempre hemos utilizado. Sólo necesitamos traducirlos a términos del ciberespacio: del lenguaje de la abuela a la ciberjerga.

(De Internet con los menores riesgos, de Parry Aftab)

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *